martes, 22 de enero de 2008

Plancha muda


Isaac Rabin, Montserrat Caballé, Jack Palance, Björn Borg y Lázaro Carreter coinciden en una fiesta de éstas de verano con guateque y piscinita.


De repente Isaac le lanza un codazo a Björn, que toma el sol de culo a su lado.

- Pero.. Qué coño pasa?

- Que se va a armar la gorda Björn.

- A qué te refieres?

- La soprano lírica ésa, que se está subiendo al trampolín más alto. Imagínate!

El tenista sueco se incorpora bruscamente mirando hacia la escalerilla del trampolín y exclama:

- La piscina está llena de criaturas! Madre mía. Qué podemos hacer??


Jack Palance medio adormilado se quita el sombrero de paja de la cara para oír mejor la conversación.

- Hacer con qué?


- Hacer con hache.

Afirma muy serio, casi molesto, Lázaro Carreter volviendo de comprarse un polín.




5 comentarios:

Asterion dijo...

Llegada arriba la Caballé, debieran utilizar el método del aplauso. Es decir una ovación, en tanto algunos gritan ¡Otra! ¡Otra! y ganar tiempo mientras ella hace un aria de Turandot que tan bonito le sale. Por otro lado, si hacer se escribe con hache es algo que vale la pena a juicio de Jardiel Poncela

pal dijo...

juajajajajaja me encantó! pero por los personajes le digo que ud está entre los 40 y los 44 años y si no físicos, seguro mentales!!!!
(esto es un piropo)

ps son necesarias esta tracalá de letras? no será que con 4 o 5 ya tendría?

Laviga dijo...

Jardiel Poncela habría gritado: Esperame en el trampolín, vida mía!

El Samurai Entiende dijo...

La verdad se parece mucho a la falta de imaginación.

Esta máxima sostenía el amigo Jardiel.
Y yo también, que pesa menos -por motivos evidentes- que cualquier frase mínimamente lapidaria.

Las letras no son necesarias, pero no podría haber escrito ésto último sin ellas.


Y mis agradecimientos por ir uniéndolas.

Luc dijo...

Uh, sí... a mí en un topolín una vez me tocó una de esas palmetas aplaudidoras.
Y laviga me la robó.
Lo juro.