miércoles, 20 de febrero de 2008

El círculo es una noria donde no quieren jugar las niñas

Estoy en casa. creo que me he tomado más pastillas de las que debería, tengo temblores y creo que empiezo a ver alucinaciones, además de histriónico paranoico, mi psicóloga se lo va a pasar teta. ¿Estoy en casa? la lámpara de mi cuarto (me refiero a la habitación en la que vivo en alquiler)parpadea, es bastante anormal, ya que no tiene bombilla, empieza a sangrar mi pared,
- ¡Respira, Respira¡ sabes como enfrentarte a ESO, me digo
me dan palmadas en la espalda:
- pequeño Sensei, sácalo no deberías tragartelo.

Toti está tumbado en el sofa de mi comedor.

Me caigo, estoy el en el hospital.

Hay cuatro médicos jugando con una pelota del mundo, entra otro con un paciente que tiene la solitaria saliendole por el ombligo, grita

-¡No soy yo, no soy yo,¡ Yo no debería estar aquí
se acercan los médicos y lo meten dentro de la pelota del mundo.

De fondo está Sonsoles, bailando con Napoleón un mix de canciones de Hombres G.

- ¿Es ese?
Me mira seria, formal, correcta. No te preocupes Napi, nunca quiso ser mi futuro.

Los médicos empiezan a estrujar el mundo, hasta hacerlo tan pequeño como una canica, me abren la boca, yo no lo quiero , pero no puedo hablar.

- Relajate, me dice el joven, imaginate que es la falo de un Obispo.

- Vanomos Napi, dice Sonsoles, esto ya es lo de siempre, no sabe otra cosa.

Me trago la pastilla, la canica, el mundo, el falo.

- Ya te puedes ir, me dicen.

¿Estoy en casa?. En el sofa sigue Totti. Mi padre, Hiro y dos hombres más que no conozco están jugando al mus con fichas de ajedrez.

Mi padre me mira, está viejo, canoso, fumando un puro.
-Pequeño sensei, me dice casi susurrando, se honesto contigo mismo
uno de los dos hombres que no conozco, se rie
- Deja al chaval, no ves que al pobre nadie quiere cortale el cuello.

Todo va muy rápido, me atraganto, no puedo apenas respirar

Toti se levanta,
- me tengo que ir que mis compañeros ya están calentando, miro la tele, el Madrid - Roma está a punto de empezar, toma esto para tu blog y me da una señal de tráfico.

- Takeso tenermos que hablar, es mi psicóloga, está en la ventana limpiando los cristales.

Estoy cansado, tengo hambre y creo que debería cambiar las sábanas de mi cama.

5 comentarios:

BorjaMari dijo...

Vaya, por lo que cuentas veo que las pastillas que te tomas continen peyote.

Podrías recomendarme a tu psiquiatra?

zuibun gei dijo...

Y después de ver a totti y a sus compañeros por la tele. ¿necesitas más pastillas?

Aunque para poder comerse el falo d eun obispo, una de dos o hay que estar muy empastillado o hay que ser un vicioso de cuidado... meditaré la mejor opción

El Samurai Entiende dijo...

Es una adivinanza???

Porq si es una adivinanza lo tengo muy claro: es la mortadela!!

El Samurai Entiende dijo...

Y si no lo que tengo claro es que SÍ, debes cambiarte las sábanas inmediatamente.

Que con las pajas mentales que te haces no quiero ni pensar en las otras.


Un besito!

albatros dijo...

Pues ¡vaya! yo hubiese apostado por "Lucy in the sky with diamonds" de los Beatles.

Siesquesque no estoy atento.