lunes, 10 de marzo de 2008

Sentencia

- Mamá, ya sé lo que quiero ser. Ahora sí que no me cabe duda alguna. Voy a ser marinero! Seguro!

Mi mamá rió y me miró protectora como siempre.

- Aaai hijo, aún no lo puedes dar todo por sentado.

Y era muy sabia mi madre. Llevo ya 30 años de acomodador.

5 comentarios:

Belén dijo...

Por favor, la fila ocho?

;)

Besos

Asterion dijo...

Si fuera en una guardería de botes, hubieras matado dos pájaros de un tiro.

El Samurái Entiende dijo...

Belén:
Ahí, tú hurga en la herida!

Asterion:
No hubiera podido, esta historia está basada en hechos reales.

lalalá... dijo...

puedes ser acomodador en un barco de estos turísticos
qué te parece? jajaj

El Samurái Entiende dijo...

lalalá:

A buenas horas.