miércoles, 27 de febrero de 2008

La gripe, que mala es.

Como soy un poco impaciente os digo ya la moraleja de la historia:

"No hay mal que por bien no venga."
Y es que, como casi todo el mundo, después de un enero primaveral ya me había yo preparado para un febrero estival y ZAS trancazo que te pilló.
De manera que me toca quedarme en casa, en camita, durmiendo mucho mucho (pero sin tripanotosis de esas, eh Tse-Tse?) y aprovecho para leer y escuchar música -que teniendo en cuenta que además de maricón soy pedante, se reduce casi a escuchar sin parar las variaciones Goldberg.

Y como si disfrutar de estos momentos recogiditos no fuera suficiente, hoy Dani ha venido a hacerme una sopita y se ha estirado un rato a mi lado haciéndome compañía mientras yo me hacía un poco el mártir. Que para eso estamos!

Sísísí. Dios existe.

6 comentarios:

Rake dijo...

jaja!! Bueno que un descansillo de vez en cuando no viene mal! Aunque vaya camuflado de 'trancazo'!

A ponerse weno! ;)
besillos

albatros dijo...

Rake, aunque me duela, debo decir, objetivamente que Borjamari no necesita "ponerse bueno".

[Nunca reconeceré haber dicho esto]

Nebulina dijo...

Yo tenía un nombre para una teoría sobre eso de que no hay mal que por bien no venga...pero oye que se me ha olvidado :$
Un besazo!

Raquel dijo...

Yo quiero, yo quiero !!! Me puedes estornudar en la cara porfi??? Es que necesito una gripe similar a la tuya para mañana. Venga, dime que sí. : )

BorjaMari dijo...

Raquel, tía... no me obligarás a salir a la calle con lo malito que estoy!

Aunque si quieres venir a que te estornude... pues ya de paso podrías lavarme los platos. :)

Audrey dijo...

aaaaaaaaaay..q malos sois los hombres de enfermos..no hay quien os aguante ;)
ponte bueno. mua