martes, 18 de marzo de 2008

Resort familiar.

Mira que hacía tiempo que no iba a esquiar, claro con esta sequía cualquiera se atreve, que luego te caes y como sólo hay hielo y piedras te rompes la crisma -aquí cae en un segundo plano la broma de romperse el culo- sin contar que cada año los precios de los forfaits suben y suben aunque la cantidad de nieve acumulada baje y baje.

Pues bien, me decidí ir a pasar el día con algunos amigos a Masella, que me habían contado que es una estación de montaña muy familiar y con algunas pistas bastante técnicas. La estación, aunque con poquísima nieve, no me defraudó y pude disfrutar de un poco de velocidad sobre la nieve dura (dura? hielo!) en las pistas de arriba del todo.

Y mucho sol. Muchísimo sol.

Las risas llegaron en las colas de los telesillas cuando ibamos jugando a ver si encontrábamos algún surfero guapetón intentado sonrojarle lanzando alguna que otra mirada picarona (jaja!). Que bajo la ropa de nieve no está claro quien entiende y quien no! Además, como ya he dicho es una estación bastante familiar y unas locazas como nosotras dabamos muchísimo el cante. Un festival, vamos.

Total, que entre tanto niño y tanto abuelo nos decidimos bajar al bar a comer y claro, en la terraza del bar me veo esto:


Y me quedo sin palabras.

4 comentarios:

Raquel dijo...

Qué degenerados !!!! Mira que no ponerle al pobre ni brazos ni cabeza...

albatros dijo...

Es el hombre perfecto, no?, Raquel.

BorjaMari dijo...

Pues que quieres que te diga, sin brazos no se puede jugar al avión...

Raquel dijo...

Albatros:

Qué dices hombre !!! Para ser perfecto le sobran también las piernas y el tórax. :)))

No, en serio.Siento no coincidir contigo esta vez, pero es que creo que para tener a un hombre así mejor te compras un vibrador que ocupa menos espacio, no???

Personalmente me atraen muchísimo los hombres inteligentes, que sepan más que yo y que me puedan aportar y enseñar cosas nuevas. Así que la cabeza la necesito pero eso sí, bien amueblada. Los brazos??? Pues también pueden llegar a ser útiles en depende qué situación como por ejemplo que estés cocinando, te vengan por detrás, te giren suavemente y te suban encima del marmol mientras te... Uix, perdón que ya me estaba "perdiendo". Como bien dice Borjamari son imprescindibles para jugar al avión.